Cherito hace la transición a lo Urbano

Cherito Jiménez es quien con mejor desempeño y acierto está abordando el necesario proceso entre el merengue tradicional y la expresión de los denominados Urbanos.

 

Aunque algunos ven a Cherito como un exponente de las nuevas tendencias musicales que se manifiestan en el mercado con el merengue, justo es señalar que Cherito Jiménez es hoy día la cara que aún queda de la mejor y más representativa etapa de nuestra música desde la plataforma de la ciudad de Nueva York. The New York Band fue la respuesta de la gran urbe al movimiento de nuestra música en los años ochenta y noventa, constituyendose en ese tiempo en la mejor representación del merengue hecho por gente residente en el territorio continental de los Estados Unidos.

 

El Conjunto Quisqueya y La Patrulla 15 plantaron nuestra bandera en la isla de Puerto Rico, y lo propio aconteció con The New York Band y La Gran Manzana en la ciudad de Nueva York. Todas la agrupaciones mencionadas, tanto las de Nueva York como las de Puerto Rico, cumplieron su etapa, pero de la The New York Band ha resultado uno de los productores y creativos de nuestra música que con mejor criterio está abordando la música de este tiempo.

 

Cherito Jiménez es, en mi opinión, quien con mejor desempeño y acierto está abordando el necesario proceso entre el merengue tradicional y la expresión de los denominados Urbanos, acopiando elementos de cada uno de ellos, en una propuesta que lo hace diferente y refrescante sin comprometerse abiertamente con ninguna de las dos tendencias. En esa vertiente está haciendo aportes muy significativos, como se puede verificar en los trabajos que ha hecho últimamente para su orquesta. Estos son unos arreglos para la gente de este tiempo, en base a una estructura musical que no tiene desperdicio.

 

Mientras otros músicos se diluyen renegando y criticando el denominado merengue Urbano, Cherito está buscando fórmulas musicales para satisfacer las necesidades de un público joven. No es solo atacando a los que hacen adefesios musicales, sino también buscando alternativas y propuestas que puedan de alguna manera penetrar y llamar la atención de los consumidores de este tiempo que se puede librar la batalla.

 

-  Joseph Cáceres

 

otras noticias